¿Qué temas preferís que desarrolle?

jueves, 18 de marzo de 2010

Historias.

Un estruendo recorre el palacio en ruinas. Cascotes caen sobre el trono, arruinando su antiguo esplendor. El polvo llena la sala decorada con telares descoloridos. Nadie se atreve a hablar.

Otro golpe de espada destruye una antigua estatua qu representa a un hombre vestido con unos extraños ropajes y algo que cuelga de su cuello. Unas lentes cubrían sus ojos. Ahora solo quedan pequeños trozos congelados.

Maldice en su lengua. Todos se quedan congelados. Nunca lo habían visto así.

Otra estatua cae al sueloen pedazos.

El joven del Sur se levanta, mientras el Talosdian se acerca a él, hablando con su vozdespreocupada, pero mirándolo con seriedad.

- Así no vais a conseguir nada. Tranquilizaos de una vez - Esquiva un golpe directo a su rostro- ¡Ey! Eso puede doler - vuelve a esquivar sus estocadas salvajes - No nos obliguéis a tener que inmovilizarte por la fuerza, sabes que saldríais perdiendo.

No habla, su rostro solo muestra odio. Ellos no tienen la culpa, lo sabe, pero no puede hacer otra cosa.

La Refugiada se aproxima con un rostro preocupado. No quiere verlo así.

- Tranquilizaos, mi señor - Casi está llorando - Vos queréis nuestra ayuda y os la daremos, podéis estar seguro mas no despesperéis - posa sus manos sobre las de él. El hechicero se aleja, el hombre del sur coloca su mano sobre su espada- nosotros somos aliados. Contadnos que ha sucedido...

No puede sorportarlo, la emoción lo invade, a pesar de no ser él mismo, la emoción de otro invade su ser. Debe acabar con esto pronto.

Ataca a la joven confundiéndola con una dama de dorados cabellos. Ella grita asustada, jamás lo había visto así. La espada atraviesa el aire hasta clavarse sobre el cuerpo de la joven, que cae al suelo desangrándose.

- Tenéis que tranquilizaos de una vez. - Él baja la cabeza, aturdido pero ahora tranquilo- Contadnos lo que ha sucedido...
____________
Esta historia la había subido hace algún tiempo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada